Deportes

Sainz debe elegir entre dos marcas para correr el “Dakar 2019”

El madrileño está evaluando las posibilidades que le ofrecen Mini y Toyota


El piloto español Carlos Sainz Sr., ganador de la edición 2018 del “Rally Dakar” (efectuado en Perú, Bolivia y Argentina), está evaluando la posibilidad de participar en la edición 2019 del evento y a tales efectos confirmó haber iniciado contactos con las empresas BMW y Toyota, solicitando conocer sus planes a fin de tomar una decisión.

Una posibilidad es que Sainz vuelva a asociar su nombre con Toyota (marca para la cual compitió exitosamente en rallyes), que estaría dispuesta a desarrollar para él un programa similar al que este año amparó a volantes como Nasser Al Attiyah, Giniel De Villiers o Bernhard Ten Brinke, es decir, suministrar en venta o en leasing un prototipo Hilux de última generación concebido y preparado directamente por Toyota Motorsport en Colonia, Alemania, a fin de que cada piloto lo ampare con la estructura logística que considere más apropiada y cercana a sus medios.

BMW Group volverá a participar con su submarca Mini, a través del equipo Mini X-Raid, pero podría desarrollar dos estructuras diferentes.  Una estaría montada en torno a la unidad ALL4 con tracción a las cuatro ruedas que ganó la edición 2015 con Nasser Al Attiyah y mantendría como patrocinador al fabricante de bebidas energéticas Monster, conservando como piloto principal al ex rallista Mirko Hirvonen.  La otra estructura se armaría en torno a dos unidades del buggy que Mini hizo debutar en el 2018. 

Sainz Sr. formó parte hasta el año pasado del equipo oficial Peugeot Sport, que se retiró de los raids.  Además del madrileño (ganador con Peugeot el año pasado) la marca francesa tenía entre sus pilotos al especialista Stephane Peterhansel (ganador en el 2017 con Peugeot), al pluricampeón mundial de rally Sebastien Loeb y al endurista Cyril Després.  

En recientes declaraciones, el Director del equipo Mini X-Raid, Sven Quandt, reconoció que disponer de un equipo de dos carros con pilotos ex Peugeot como Sainz, Peterhansel, Loeb o Després “ayudaría notablemente a desarrollar nuestro buggy” pero precisó que un plan semejante no implicaría una expansión presupuestaria ni en Mini X-Raid, ni en la división Mini, ni en BMW Motorsport ni en el grupo BMW, por lo cual todo depende del aporte que hagan los pilotos y la amplitud del proyecto dependería en exclusiva de cuán grande sea ese aporte.

Un factor decisivo al determinar cómo afrontará Sainz su hipotética participación en la edición 2019 del “Rally Dakar” lo jugará la Organización Red Bull, que se mostró dispuesta a auspiciar un programa que reúna a Sainz, a Peterhansel y quizá a Loeb, en caso que su contrato con Peugeot Sport para competir en rally cross le permita asociarse a otra marca como Mini o Toyota.  En ese caso, los buggies Mini estarían llevando los colores de Red Bull.


Toyota y Mini-BMW (en la foto Sven Quandt) ya dejaron claro
que no tienen interés en destinar parte de su presupuesto para
contratar a Sainz Sr. Otra vez la presencia del madrileño en el
Dakar depende del dinero que ponga para comprar un puesto
en un equipo y para disponer de un carro competitivo… ¡a pesar
de su reconocido palmarés!

Compartir