Deportes

McLaren ya no esconde su interés por volver a la IndyCar

Pero no hará a expensas de abandonar su actual puesto en la F-1


El Presidente Ejecutivo del equipo McLaren Team que compite en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, Zak Brown, ha reconocido públicamente en los últimos días que la empresa a la cual representa está evaluando un regreso a tiempo completo al serial norteamericano de monoplazas IndyCar a partir del 2019.

Desde el pasado fin de semana, cuando se disputó el Gran Premio de Canadá, Brown ha ofrecido declaraciones a diferentes medios, admitiendo que se están haciendo contactos para valorar el regreso.

“Sí... Estamos evaluando un posible regreso a la IndyCar a tiempo completo y en los últimos tiempos hemos estado haciendo algunas diligencias.  Ahora mismo no hay nada decidido, pero podemos decir que lo que hemos visto ahora nos ha parecido muy favorable…”, dijo Brown.

El directivo agregó:

“Siempre hemos dicho que queremos retomar otras categorías del deporte en las que McLaren ha participado en el pasado con éxito.  Pero debemos hacerlo de tal modo que no comprometa ni opaque lo que hacemos en Fórmula 1, que seguirá siendo nuestra prioridad…”

Sin precisar los contactos hechos, Brown dijo:

“Cualquier iniciativa deportiva que asumamos debe mostrarnos competitivos, debe ser financieramente sustentable y debe ajustarse a nuestros objetivos de desarrollo para la marca McLaren.  Hay otros requerimientos y nuestra búsqueda no se enfoca hacia encontrar la opción que más requerimientos cumpla, sino determinar si hay opciones que cumplan todos nuestros requerimientos”.

Brown también admitió que el proyecto de volver a IndyCar podría involucrar a Fernando Alonso: 

“Estamos negociando con él.  Ha estado en Fórmula 1 mucho tiempo y creo que sigue disfrutando como siempre.  Pero le frustra que la Fórmula 1 sea ahora un serial más de constructores que de pilotos.  Adora la Fórmula 1, adora lo que ahora está haciendo con Toyota en el Campeonato de Resistencia (N.d.R. el WEC) y le gustó correr en Daytona.  No quiero hablar de lo que se ha negociado, o de lo que se piensa negociar, pero confío que de una u otra manera podamos mantenerlo dentro de nuestro entorno”.

Algunos medios han especulado que promover la marca McLaren se ha convertido en una prioridad para el Grupo Tecnológico McLaren a fin de lograr que la división McLaren Automotive - que produce autos deportivos de alta tecnología y alto precio - pueda penetrar el mercado norteamericano para alcanzar las metas de producción y ventas que hasta ahora no ha podido cubrir con las ventas en Europa y Oriente.

McLaren Automotive comenzó a operar hace casi una década y desde entonces se estableció que el punto de equilibrio financiero se alcanzaría con un nivel de producción de 5.000 unidades anuales.  Ya la empresa ha consignado más de 10.000 unidades, pero a pesar de los esfuerzos, los niveles actuales de producción rondan los 3.500 carros/año.

“Mostrar el nombre de McLaren a través de un equipo propio en IndyCar sería una manera fabulosa de promover nuestra marca y nuestros productos”, explicaron voceros de McLaren al portal británico ‘Motorsport’. 

En relación con esto la directiva de McLaren ha recordado a sus colaboradores que el proyecto solo generaría buen impacto de marca si es deportivamente exitoso: 

“Hay que ganar donde quiera que decidamos correr…”, dijeron.

McLaren viene de cerrar un ciclo de 3 años con Honda que no permitió a ninguna de las empresas alcanzar sus metas en el deporte.  Atendiendo el consejo del piloto Fernando Alonso y del Director Deportivo del equipo de F-1, Eric Bouiller, McLaren aceptó renunciar a la sociedad con Honda para pasar a comprar motores “cliente” a Renault (donde Alonso como Bouiller ya han trabajado), entendiendo que ello permitiría a inmediato plazo igualarse con el equipo Red Bull Racing, pero no ha sido así: Red Bull Racing ha ganado dos carreras y McLaren sigue mostrando un nivel similar al que tenía con Honda, aunque con un nivel de fiabilidad mejor que le ha permitido aprovechar problemas en equipos competidores para encontrar resultados.

Medios británicos han señalado que Brown tras evaluar la relación McLaren Honda, lo que está ocurriendo con el matrimonio con Renault, lo que ocurrió en las “24 Horas de Daytona” y lo que está ocurriendo con Toyota en el WEC, ha llegado a la conclusión de que Alonso tiene un gran potencial mediático que puede ayudar a construir imagen de marca si se asocia al éxito deportivo, pero al mismo tiempo ha entendido que para que un piloto con las características del español pueda ganar carreras hay que arroparlo con una gran superioridad técnica y logística, eliminando toda posibilidad de que el propio piloto dañe todo con sus propios errores como en Daytona este año, cuando Alonso botó un podio y una victoria de clase seguros al abusar de los frenos, o como en “Indianápolis 500” el año pasado, cuando una victoria segura con un carro muy superior se deshizo en humo luego que Alonso insistiera en obviar el riesgo de recalentamiento que le habían advertido sus ingenieros.  Tal realidad pareciera sugerir a Brown apartar a Alonso de la F-1 y aprovechar su potencial mediático haciéndole ganar carreras en categorías de alto retorno mediático pero escaso contenido técnico y político.

Desde Norteamérica apuntaron que ya Brown sondea la posibilidad de volver a establecer un acuerdo en IndyCar para auspiciar con la marca McLaren un auto del equipo Andretti Autosport, tal como pasó en “Indianápolis 500” en el 2017, pero Honda habría vetado a Alonso por su actual compromiso con una marca rival como Toyota.  Otro equipo al cual Brown habría sondeado es con el Rahal Letterman.

La presencia como consultor en McLaren del ex piloto brasileño Gil de Ferran obedece a su fuerte posición corporativa dentro de Honda Racing Development, en EEUU.  Sin embargo, a pesar de que McLaren afirma que tras el divorcio de la F-1, su relación con la empresa japonesa es buena, varios voceros del equipo admitieron que se ha abierto la relación con Chevrolet, el otro proveedor de motores de IndyCar y que durante la reciente visita de Michael Andretti al Gran Premio de Canadá se valoró “la posibilidad de que uno de los carros de Andretti use motor Chevrolet”.

El equipo McLaren confía en que las negociaciones y sondeos avancen a fin de hacer anuncios durante el próximo Gran Premio de Gran Bretaña, donde McLaren será uno de los equipos de casa y necesitará noticias que hagan olvidar que la ruptura de la sociedad con Honda en F-1 y pasar a comprar motores a Renault no ha igualado al equipo con Red Bull. 

El Grupo Tecnológico McLaren, consciente de la situación en McLaren Automotive y en McLaren Team ha activado desde este año diversas movidas corporativas.  Estas han afectado al propio Brown, que ha sido excluido de la cúpula directiva para circunscribirlo en una división denominada McLaren Racing cuya única inherencia es el equipo de F-1 y las iniciativas que puedan abrirse hacia disciplinas como IndyCar.  También las movidas se están dando dentro del equipo de Fórmula 1, donde ya salió el Director Técnico, Tim Goss, y han sido reubicados varios cargos. 

Así las cosas, el interés de Brown de hacer que Alonso se interese por correr en otras categorías también puede interpretarse como que luego de lo ocurrido con Honda y Renault, el americano ha entendido el verdadero impacto de su presencia en el equipo.


McLaren tiene que vender más carros y necesita las victorias que
esperaba conseguir en Fórmula 1 con Renault. También sabe que
el valor de Alonso es su impacto mediático y que un piloto como
él solo puede ganar si se le da una superioridad infinita y corre
sin oposición alguna, tal como ahora en Toyota. El problema de
Zak Brown es poner todo eso en sintonía para que McLaren deje
por fin de perder carreras… ¡y dinero!

Compartir